viernes, diciembre 22, 2006

Luminosa inflorescencia

Luminosa inflorescencia,
cromático delirio,
casualmente
surgido desde la noche,
oración vegetal,
gota de rocío,
fosforescentemente resiste,
a la materia
y al dios-dinero.

Tengo todavía que bautizarla
con un nombre científico,
posiblemente en latín,
pero ya respira delirante
en cada fibra mía
su respiro lunar,
asombrado lo siento,
percibo su aliento
y su fugaz eternidad,
en los pliegues de la mañana,
me espera,
fuera de la ventana...

Raffaello

Firenze, 21 dicembre 2006

En una noche de diciembre



Este poema fue escrito por Raffaello, en una fría navidad, la del 2004 , hoy en este diciembre del 2006 sirve para desearles, en nombre del poeta y del mío, a los que visiten esta página blog, y a los habitantes de de la tierra, un año 2007, lleno de luchas, en pos de un mundo mejor para todos.

La flor que ilustra el deseo, es del jardín de la casa de Jossie, amiga argentina, quien tomó la foto y, me asombra, cada vez que las envía, por su talento innato para captar, de los objetos y las personas, el ángulo mas emotivo. Varias veces su cámara fotográfica, me habla de lo que muchas veces, dejamos de conocer a través letras, como la de abrir mi corazón, como si fuera la flor, en este diciembre.

Me prometo, en voz alta, ser mas creativa, en 15 días, cuando regrese del viaje al mar, el mar, de la isla mas bella de Colombia: San Andrés. El azul, me dará fuerza para el empeño.

elsy maría

Levántese de la noche
el vuelo de las tinieblas,
regresen las última voluntades
todas juntas,
como siempre sucede
en las madrugadas de diciembre.
¡Como late el corazón!
cuando se agolpan las emociones
en tan poco tiempo,
las aves nocturnas no saben
de tratos ocultos
entre las fuerzas de la oscuridad;
ni del mundo onírico que les espera,
ni del rostro misterioso
que tendrán en el espejo
con el paso de los años
…Y dejaremos entonces que crujan
en el fuego las castañas
y las historias que se
quedan filtradas en el crisol
de los años que se van…
Y todavía lloraré,
lloraré aunque se me estén secando
las reservas de las noches libres,
en mis visiones.

Raffaello

Diciembre 23 del 2004

jueves, diciembre 14, 2006

Un mes sin sus palabras

domingo, diciembre 10, 2006

Murió Pinochet


“Colocado en el tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo, y les digo que tengan la certeza de que la semilla que entregamos a la conciencia de miles de chilenos, no podrá ser cegada definitivamente....

Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas, por donde pasará el hombre libre para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores!”

Último discurso de Salvador Allende momentos antes de ser asesinado.


Algun dia tenia que pasar.... la muerte de un dictador siempre es bienvenida

Mario Benedetti (Uruguayo)


A Marcelino y a Pinochet

Te acuerdas Marcelino
cuando imaginábamos
la muerte del tirano?

Donde estaríamos?
Que estaríamos haciendo?

(Nos abrazaríamos
hasta que nuestras mejillas
convergieran en ríos)

Ahora no estas
el dictador ordeno
que tu vida terminara
un ocho de diciembre.

(Mis mejillas ahora son ríos...
estas conmigo riendo
sobre la tierna cercanía
de mi corazón.

Hermano

Soy,
somos felices
en este instante infinito
y las voces gritan felicidad.

Hoy murió el hijo de puta:

fallamos..
no pudimos
hacerle mas corta la vida...
ahora su muerte
tiene un sabor triste
porque no estas
porque no están
Hay muchos que todavía
no son encontrados.

Hoy nacieron millones de ríos
en millones de mejillas
hay millones de voces
que gritan alegría.

Hoy los que no están con nosotros ríen
y le dan un abrazo a nuestros corazones….

*Vladimir (Chile)

* Vladimir, amigo mío

sábado, diciembre 09, 2006

Fidel, visto por José Mercader

viernes, diciembre 08, 2006

Irak: desde la mujer que soy, yo acuso



Irak
Desde la mujer que soy, yo acuso

Maite Campillo

(A la memoria de todos los que han caído victimas de la invasión, y de todos los que querían y siguen viendo en ese pedacito de tierra su derecho a una vida propia, digna…)

Siglo XXI, una mujer y un hombre caminan con desasosiego acompañándoles dos de sus nietos, desorientados en su propio país buscan, olfatean desesperadamente, no los encuentran…

Humillados como ajenos, la noche les aleja de la búsqueda callejera. Al amanecer alumbrados como por hogueras siguen la ruta de la resistencia, guiados por el rítmo de los corazones, e imponiendo insistencia a la desesperanza que ofrece la nueva ciudad de Bagdad sitiada por saqueadores, piratas de rapiña, pistoleros a la conquista del oro negro. Degollando indígenas como trofeo en una tierra, país y riqueza que no les pertenece, haciendo esclavo al nativo de un imperio basado en la muerte.

La luz que en un vaso ardía en el suelo,
al muro arrojaba la sombra del lecho,
y entre aquella sombra veíase a intervalos
dibujarse rígida la forma del cuerpo.

Observo al horizonte. Mi queridísima amiga sigue, camina… Una montaña de desespero cubre sus canas. Es tal su agotamiento que no sienten su propio peso ya encorvado, ni tan siquiera el psíquico. En estos tiempos que viven es uno de los grandes, el que todo aplasta cuando en los jardines y casas las raíces, tallos, brotes de las flores juegan a las escondidas ante el enemigo. Falta pues color en las calles, plazas, y al mapa ¡oh! El mapa. Esa mano curtida, ajada, vieja y encallecida formando cicatrices geográficas, le han robado la efervescencia de la vida, las venas representantes indiscutibles de respeto y armonía entre culturas afines, hermanas. Le han robado si es que existe, el alma.

Sinónimo de salud, y alegría voluntaria para una esperanza unida al desarrollo humano, comunitario. Lo hicieron trizas, lo volaron, y sus pedazos andan como rompecabezas buscándose desde hace tres años, queriendo volverse a encontrar, aunque mas no sea los pedacitos de geografía hecho jirones.

La desazón es tan grande que sin pretenderlo, inconscientemente, una piensa en la lógica que le llevó a M. Benedetti para razonar que "un asesino no se redime suicidándose, pero algo es algo" ¿lo tomaran estos abusadores como ejemplo?

Una y mil veces el pueblo luchara obcecadamente, una y todas las que hagan falta para poder seguir saboreando sus cantos, danzas, idioma, sus costumbres "aunque mas no sea posible entre lo que nos han dejado ser", pedacitos simbólicos de una realidad aplastante, rindiendo sentimiento a los muertos.

Olvidar nunca , que los malos pintan las patitas a sus tropas de espíritu inmaculado para pasar imperialmente por la puerta grande de los pueblos. Eso es lo que dice, piensa mi amiga, hermana iraquí. Nuestros hijos no lo deben olvidar. Nuestras raíces, país, historia, cultura ha de perdurar por los siglos de los siglos.

Quieren reemprender con el coraje y orgullo mínimo que debe caracterizar al ser humano, desde donde puedan de nuevo la vida. Que es su vida, el mas preciado derecho: Después de mas de tres años, aun siguen muchos desperdigados por todo Irak, atemorizados escondiéndose en alguna parte, buscando casa en alguna parte, amor donde lo haya…

Caminan también jóvenes, muy jóvenes con abuelas, madres y demás menuditos, esos chiquiticos de apenas dos, tres, cuatro y mas años, que lloran con el dolor en vilo la ausencia.

Seleccionan, amontonan, y cubren a besos, lloran los restos del que salió de casa íntegro y entero de entre el calor de sus brazos pensando en volver. Con esa confianza que da el corazón henchido, ese aroma de buen olor a menta y limón de hierbas del huerto que transmite amor fresco y sementera, fe y confianza en la vida de los hombres y mujeres que se aman.

Allí cae la lluvia con un son eterno:
Allí la combate el soplo del cierzo.
Del húmedo muro tendida en el hueco,
¡¡acaso de frío se hielan sus huesos!!

(Versos solidarios de Bécquer ante el dolor, la muerte…)

La lucha continúa: Gritan lamentos que surgen del mas allá, como rebelión de las tumbas.

Se reencarnan, refuerzan el latir de los vivos que ya no saben si son vivos, si son muertos.

Irak no ha tenido suerte. En este lado del mundo el gringo aprendió mas sobre guerras y ocupaciones de exterminio.

¿Qué nombre le pondrán?

¿Qué mercenarios del mundo lo dirigirán?

¿Qué "miserables del mundo miserable" engrosarán su ejercito de salvación?

Se preguntan muchas familias iraquíes, cansadas de tanta destrucción esperpéntica, deseando ya visionar un cocodrilo verde en la mirada, como metáfora de esperanza, aunque haya que seguir unidos, inseparables a los recuerdos de lo que un dia fueron, a los restos de amor segados en la maleza y hazañas ruines. Portándolos como pueden a un lugar bajo el sol.

Ihaz Ira, dice que preferiría incinerar a los suyos, para seguir al menos por un tiempo dándoles calor humano en lo que queda de ellos…

Quieren seguir prolongando miradas de cariño y sentimientos de orgullo por esos días que vivieron juntos: Noches de amor y fuego, cansancio, preocupación por ese si o no a la aniquilación física y psíquica de su país que les mantuvo en vilo noches enteras abrazados a sus hijos las navidades del 2003. En el fondo confiaban que no iba a ocurrir…

Pero las mentes malignas guardaban su destrucción como regalo de Papa Noel al pueblo iraquí…

Ihaz ira quiere al menos cumplir su deseo: Abonar con las cenizas de los suyos apurando el rocío de las mañanas, la nueva primavera que mas tarde o temprano piensa que llegará. Haciendo batir en sus oídos la palma aunque mas no sea en honor a la verdad. Pero la verdad es que aún, siguen muchos huesos sueltos al alcance de los perros…

Nos encontramos ya en el año 2006 y la mutilación, desamparo e impotencia física, psíquica, cultural e histórica junto con la falsedad y calumnia, continúan.

Todo frío, mucho frío.

Nos roban todo, arrasan con todo, se oye voces del lugar…

Con el pueblo, con un hospital, con una mujer de parto, y también con el vecino de Ihaz ira. El anciano camina sujeto con fuerza a su garrota creyendo mantener en ella el valor suficiente. Pero sus ojos inocentes expresan lo que ven, instantáneamente alza sus brazos en señal de alarma y desconsuelo. Sin pensar en las consecuencias, brinda su pecho al "supuesto" enemigo que no tiene el gusto de conocer, como árbol ancho de firmes raíces, sacando coraje y todo el amor que le queda aún dentro, con piernas temblorosas por el terror que van sembrando por los campos y huertos, y erguido como un joven, intenta detener con su vida, la lluvia de misiles que se acerca a la aldea que en paz vivió y le vió crecer. Parido por una mujer y engendrado por un hombre que aunque pobres, nunca se ofrecieron para mercenarios de ningún país invasor. Muriendo nuestro viejito con los mejores recuerdos de su casa, padres, hijos, vecinos, nietos.

Por un segundo una sonrisa desmayada llego a sus labios seguida de un hilito de sangre que de seguido reventó en todo el cuerpo dividiéndolo en pedacitos rompecorazones irrecopilable, pensando que con su vida voluntaria ¡había salvado la aldea y con ello su historia! La que vivieron juntos y la legada por sus antepasados en forma de cuentos, historias y leyendas desarrolladas en el dia a dia en el seno de las familias, es como se iba propagando, extendiendo, arraigando, asumiendo. Dando sentido y seguridad, bienestar e integración en la comunidad a sus vidas.

¡Porqué, porqué, porqué! grita una nieta del abuelo. Porqué tanta vida matada, ¿en nombre de que libertad, en nombre de que razón, de que sentimiento?

¿Es la herencia que les queda a los que pudieron sortear la dinamita asesina?

¿Cómo empezar de nuevo a construir bases para cimentar una vida comunitaria cuando aun las tropas invasoras siguen en la calle atando políticamente sus intereses, asesinando al que se resiste, expropiando y violando derechos fundamentales?

Me gustaría ser sabio también, nos cuenta Berlt Brecht

Los viejos libros explican la sabiduría:
Apartarse de las luchas del mundo y transcurrir

Sin inquietudes nuestro breve tiempo.

Librarse de la violencia,
dar bien por mal.

No satisfacer los deseos y hasta
Olvidarlos: tal es la sabiduría.

Pero yo no puedo hacer nada de esto;
Verdaderamente, vivo tiempos sombríos.

(A LOS HOMBRES FUTUROS)

"En Karabila, ciudad de 60.000 habitantes, no había ni rastro de personas por las calles, solo algunas banderas blancas en lo alto de las casas indicaban la presencia de ciudadanos en esta localidad iraquí…"

La primera bala entró por la ventana, cuenta la dulce viejita que acompañaba a su esposo y nietos en la búsqueda de tres de sus hijos y dos yernos. Observo sus manos mientras intenta explicarme, con una mirada ojerosa y lejana, como perdida en el espacio, o quizás en el vértigo del vacío, esa curva amarga de la vida ante la impotencia, que te descalabra. Luego articula a decir: cosieron la casa a balazos, a bombas, después prendieron fuego. No se salvo nadie de los que estaban dentro. Había plomo en el cuerpo de ellos, en sus cabezas, cuellos. Sola, la viejita de gesto dulce y bondadoso, esta sola.

Su esposo entrego el pecho como escudo a su pueblo, muriendo sin tener el gusto de conocer, ni saber quien era ese que tanto le odiaba, declarándolo enemigo del mundo civilizado. Los nietos se acercaron a ella temblorosos, lloran mientras cubren de calor y amor las manos sin vida de su viejita, manos rígidas de dolor y espanto, manos laboriosas, nacidas para crear y cuidar a los suyos, quizás ya no les queden mas fuerzas para la gran necesidad de cariños que los hijos de sus hijos necesitan ante esperpéntica escena.

Ahora los sin patria, los sin padres ni abuelos ni hermanos, ni gobierno de referencia, ni maestros de consuelo, los sin nada.

Los reyes de la pagina roja,
Los mejores artesanos del mundo
Los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera,
Los que murieron de paludismo
O de las picaduras del escorpión o la barba amarilla
En el infierno de las bananeras,
Los que llorarán borrachos por el himno nacional
Bajo el ciclón del Pacifico o la nieve del norte,
Los arriados, los mendigos, los marihuaneros,
Los guanacos hijos de la gran puta,
Los que apenitas pudieron regresar,
Los que tuvieron un poco mas de suerte,
Los eternos indocumentados,
Los hacelotodo, los véndelo todo, los cómelo todo,
Los primeros en sacar el cuchillo,
Los tristes mas tristes del mundo,
Mis compatriotas,
Mis hermanos.

(fragmento de Poema de Amor, de Roque Dalton)

¿Dónde estas idioma que no te encuentro?
No entiendo esa gente que viste como nosotros
No entiendo a los que hablan al mundo a través del aire y el cable
Al periódico no entiendo, y dicen que son hermanos nuestros…
¡Tierra, huerto! ¿Dónde están? Cultura de adentro de las entrañas…
Historia mamada y amada de la verdad, la de nosotros.

Pisoteada, fulminada, barrida, enterrada…
Mi país, ¿Dónde esta?

MAITE CAMPILLO (ACTRIZ)

jueves, diciembre 07, 2006

Sartre y Fidel Castro

Fidel, devuélvame la luna.

elsy

Centenario (21 de junio 2005)

Lisandro Otero

El nacimiento de Jean Paul Sartre cumplirá su primer centenario el próximo día 21 de junio. Con ese motivo se están realizando numerosas conferencias y charlas en todo el mundo. Uno de los hechos a rememorar es la entrevista que sostuviera con Fidel Castro durante la visita que realizara a Cuba en 1960.

El encuentro tuvo lugar en una laguna, denominada del Tesoro, en medio de la Ciénaga de Zapata, al sur de Cuba. Allí existían unas rústicas instalaciones en un sitio de descanso, dispuesto entre lodazales y cocodrilos. Los acompañé en esa histórica entrevista y por eso puedo referir ahora su contenido.

Dormíamos hacinados en una barraca amoblada con literas militares. Era más cuartel que villa de descanso, pero Sartre se puso a escribir apenas llegamos, en un rincón de uno de los cobertizos. Nunca he olvidado su disposición para el trabajo intelectual. Pese al calor agobiante del día, al sudor mezclado a cieno que nos cubría, a la fatiga de las jornadas interminables, Sartre abría un largo libro de contable, con hojas cuadriculadas, donde anotaba sus impresiones del día, sin quitarse siquiera su negra chaqueta de sepulturero.

Observé, con estupor, su camisa blanca, enrojecida de fango reseco, y su corbata anudada con el esmero de quien se dispone a asistir a un banquete oficial. Más parecía un minero en faena que un intelectual. Mientras todos los demás nos quedábamos en ropa holgada, intentábamos sacudir el agotamiento generado por nuestro itinerario, Sartre escribía como si se hallase en la Biblioteca Nacional de Francia. Se mostró indiferente a las adversidades de su entorno, al calor, los mosquitos, las incomodidades de su cama, el zarandeo de los transportes rústicos, las largas y fatigantes jornadas.

Ya en la noche nos refugiamos en otra barraca, dispuesta para comedor, y hablamos hasta la madrugada. Durante nuestra excursión previa, en cada parada se le había solicitado algo a Fidel Castro, más tierras, tractores, subsidios, escuelas, viviendas. Era evidente: las demandas excedían la capacidad del Estado para satisfacerlas. La revolución había despertado las necesidades latentes desde mucho tiempo antes, pero no disponía de recursos para calmar tanto apetito.

Fidel Cstro dijo que se ofrecería a las mayorías populares beneficios inmediatos. Las Leyes Revolucionarias, dictadas una tras otra, conquistaron de entrada el enorme apoyo popular, del cual entonces disponía la Revolución. "¿Y si le pidieran la luna?", preguntó Sartre a Fidel, quien hizo una pausa, miró por la ventana abierta hacia la neblina en la laguna y le respondió: "Si me pidieran la luna es que estaban necesitándola y habría que dársela. Todo lo que piden, sea lo que sea, tienen derecho a obtenerlo". Sartre concluyó: el único humanismo posible se basa en la necesidad.

Sartre indagó sobre las condiciones determinantes en la derrota del ejército de Batista. Fidel le explicó cómo rechazó la idea de algunos revolucionarios de conspirar con las fuerzas armadas. La lectura de "La técnica del golpe de estado" de Curzio Malaparte, dijo, aparte de ser un texto históricamente falso, hizo mucho daño entre los insurgentes cubanos.

En Cuba se creía en las confabulaciones con o sin el ejército, pero nunca contra el ejército. Con el concurso de los institutos armados, estimaba Fidel, no podía hacerse una revolución profunda, por eso él fue muy cuidadoso para evitar un golpe de estado. De haberse consolidado la conspiración del general Cantillo, quien había propuesto una especie de golpe de estado para asegurar la continuidad del batistato sin Batista, habría sido necesario continuar la lucha.

Sartre entró, entonces, en un difícil tema. Todas las revoluciones, tarde o temprano, habían devorado a sus hijos, incurrieron en el terror como manera de sobrevivencia. Robespierre, Saint Just, Maquiavelo, Trotski, señalaron la violencia como un recurso para conservar el poder cuando este comienza a debilitarse como consecuencia de las acciones contrarrevolucionarias y de la acción pendular de la opinión pública. ¿Cómo podía evitarse en Cuba?

Fidel le respondió su rechazo a los procedimientos coactivos y su fe en los persuasivos. La mejor manera de entenderse con el pueblo era usando la razón y la lógica. Eso explicaba sus largos discursos, minuciosos y didácticos, de aquellos tiempos. Fidel confiaba en un aumento de la cultura popular, con el cursar de los años, y con ello crecería la capacidad de comprensión de las masas, así se lograrían mejores resultados de los objetivos planteados por la Revolución sin recurrir a imposiciones. Sartre, se mostró complacido con la respuesta: no debía sacrificarse una generación por otra. Tras aquellos días Sartre publicó una serie de artículos en el diario France Soir, entonces el de mayor circulación en Francia, y los recogió en un libro que tituló “Huracán sobre el azúcar”. Allí acuñó su formula de la”democracia directa” como una explicación de lo que entonces estaba sucediendo en Cuba. Su visita dejó un saldo provechoso de solidaridad y conquistó simpatías en un momento en que los más siniestros peligros comenzaban a erguirse contra la naciente revolución.

gotli2002@yahoo.com

martes, diciembre 05, 2006


Fidel visto por Guayasamín

Mi amor, el de siempre



Te quiero

elsy

Lejanía



Desde la lejanía que se prolonga
hasta la eternidad,
salta una sombre,
es la silueta de una figura,
que goza de reposo.

Poco a poco la sombra
se condensa,
levanta su mano lentamente,
y de su plano al mío,
de mundo en mundo,
con el lenguaje
de la eterna melancolía
se doblan los gestos.

Llega la hora: el adiós

Yo regreso con el traje
azul claro, sin tiznaduras,
con la cercanía de la soledad,
inventándome el baile
de amaneceres y ocasos...

Me atrae la dicha reparadora,
para otros sueños.


Elsy María

Andre Breton: El amor loco

El Amor Surrealista al servicio de la Revolución Socialista

Fernando Buen Abad Domínguez

No he conocido a ningún hombre que tuviera mayor capacidad de amor, mayor poder de amar la grandeza de la vida, y no se entenderían sus odios si no fuera porque con ellos protegía la cualidad misma de su amor por la vida, por lo maravilloso de la vida. Breton amaba igual que late un corazón. Era el amante del amor en un mundo que cree en la prostitución. Ese es su signo.

Marcel Duchamp
(…) je n"ai pas connu d"homme qui ait une plus grande capacité d"amour. Un plus grand pouvoir d"aimer la grandeur de la vie et l"on ne comprend rien à ses haines, si l"on ne sait pas qu"il s"agissait pour lui de protéger la qualité même de son amour de la vie, du merveilleux de la vie. Breton aimait comme un cœur bat. Il était l"amant de l"amour dans un monde qui croit à la prostitution. C"est là son signe1.» M.D.

¿Hay lugar para el Amor Loco2 en el Socialismo? ¿Al cambiar la sociedad, cambiará (mejorará) también la forma y el contenido del amar? ¿Y, a esas horas, cuando las emociones anuncien tumultos de novedades qué Amor Loco renovado habremos de aprender a reconocer en nuestras pulsiones revolucionarias? A la Revolución Socialista le es indispensable la palabra “Amor”, su praxis, porque constituye una de las fuerzas más poderosas para ayudar reconciliar a la humanidad consigo misma. He aquí una de las contribuciones más provocativas e indispensables de André Breton a la lucha revolucionaria mundial: El problema del Amor. Cursis abstenerse. “Esta ciega aspiración a lo mejor bastaría para justificar el amor tal como yo lo concibo, el amor absoluto, como único principio de selección física y moral, que puede responder de la no vanidad del testimonio y de los pasos humanos”.

Este “amor” razonado aquí, con el Surrealismo por brújula, es un precipitado de pasiones, concreto y “maravilloso”, (sólo lo maravilloso es bello) cuya dialéctica enigmática de carne y espíritu ofrece poderes exquisitos para transformar al mundo. ¿Alguien lo ha olvidado? Si se aceptara, provisionalmente, una “definición” de “amor” (y para qué sirve definir eso, piensan algunos) hay que recurrir las fuentes esenciales de la vida con su magia, sentidos, unión, elección, sorpresa, desarrollo, juego, pérdida de controles, inquietudes, locuras, derroches, provocaciones, explosiones… dolores. Y lucha de clases. ¿Alguien lo olvidó?
Hay en este “Amor” de Breton también una tensión dialéctica, de duración desigual y combinada, entre una “racionalidad” no necesariamente formal y el vertedero mayor del Deseo. Ese que es un enigma magnífico no incognoscible. Ese que es conmoción en el inconsciente y que se hace conciente a fuerza de necesidades no poco placenteras e inexpugnables a las que, dicho sea de paso, debemos nuestra existencia en medidas mayores. Ese Amor Loco que es tensión emocional entre lo posible y lo real como irracionalidad dinámica del deseo con sus revueltas y revoluciones.

No hay Amor que no sea producción humana histórica y concreta con identidad irracional y de clase que devuelve a la realidad lecciones de historia verdaderamente reales al servicio del poder emocional de los seres humanos. Y eso, a veces, nos hace frágiles… vulnerables, y no pocos han aprendido a hacer negocio con eso. Breton vio claramente, no únicamente, esa relación doble entre fortaleza y debilidad que el amor prodiga. Eso que (despojado del idealismo platónico), es un “drama” y es poesía que puede ser fuente de solidaridades humanas únicas.
Hay una cierta omnipotencia relativa en el amor que el Surrealismo identificó como bandera para orientar a una civilización que, incluso por desamor, naufraga y que al mismo tiempo tiene en el Amor Loco claves auxiliares para su emancipación definitiva. Esa contradicción se expresa en el espectro emocional de la Revolución que contiene al Amor Loco como arma pasional de orden socialista. En tal sentido el amor es un poder agresivo, tiene poder transformador… saca de los seres humanos lo mejor de sí, su imaginación y deseo, que se conjugan para transformar al mundo con una fuerza dialéctica cuya eficacia proviene de su potencia creadora y del pleno ejercicio de diálogo enigmático entre amorosos en el pensamiento revolucionario: el amor en persona. “… porque el espíritu se las ingenia para convertir el objeto del amor en un ser único, cuando en muchos casos las condiciones sociales de vida enjuician implacablemente tal ilusión” Andre Breton
Bretón supo que Amar implica, a sabiendas o no, entender el sentido de la vida y a su historicidad. Comprender otras formas concretas de conciencia hacia otras formas de relación social y otros medios y modos de acción. Amar implica reconocer erupciones emocionales desconcertantes que son creaciones del deseo con que nos sorprende la vida y su poder innovador de movimientos de liberación profunda totalizante. En escala personal, de pareja y de comunidad.

Breton entendió que el Amor Loco es un precio que se paga por instruir proceso a la naturaleza de los sentidos, proceso Surrealista, que encuentra en el Deseo su plena luz de sinrazón objetiva ante la Historia del mundo y de las emociones todas. Amar es aceptar una cierta mirada que nace de lo increíble, no sin incertidumbres, para poner en efervescencia todos los jugos del cuerpo sin que se agoten en él mismo. Amar es una impaciencia del vértigo cuyas tempestades y conmociones sensibles transforma nuestras maneras avejentadas de ver y de ser. Tal como ocurre en los periodos pre-revolucionarios o revolucionarios plenos.

Amar, si es absolutamente genuino, implica por eso el movimiento profundo de una fermentación emocional candente que trae respuestas y preguntas bajo una sensibilidad que, esencialmente, ha engendrado su hermandad natural con la Revolución Socialista. Nadie que de verdad ame puede no desear que los demás vivan esa experiencia y eso significa amor de todos entre todos. Que no conocemos en las sociedades divididas en clases. Bretón entendió que la Revolución Socialista y el Amor Loco mantienen una alianza implacable de actualidades, actualizaciones mutuas, por la dialéctica misma de la historia y aún sobre los escombros históricos sucesivos de la dialéctica política y del Capitalismo agonizante.

El Amor Loco, con frecuencia sospechosa, ha sido reducido, perversamente, al imperio del olvido. La vulgarización se ha tomado la tarea de ridiculizar cualquier espacio donde el Amor ejerza sus influjos rebeldes y se le ha robado progresivamente su lugar como contribución, no única, al conjunto de las luchas fascinantes que la humanidad sostiene como signo de un relato que no admite repliegue. El Amor Loco es una objetividad nueva, una objetivación dialéctica de las luchas contra la derrota, la huída… se ha convertido en ley sensible capaz de modificar y predisponer las mejores expresiones humanas para ofrendarlas bajo los más estaños e inesperados precedentes afectivos. No existe territorio sensible que no se someta al reino del Amor Loco, no importa qué ilusión de libertad, o que irrisorio o extenuante resulte, el Amor Loco es una síntesis de tonalidades emocionales para luchar contra la liquidación del imaginario revolucionario. Ese es su fin práctico mejor y uno de nuestros saltos cualitativos predilectos, aunque el Capitalismo haga todo para tenerlo secuestrado y escondido bajo su lógica mercantil.

El único Amor sincero bajo el Capitalismo es el Amor Loco que en su programa incluye terminar con el Capitalismo. La práctica mercantil del amor, tal como se lo conoce bajo el Capitalismo, con todas sus variables y vicios incluso matrimoniales, tiende a obstruir el poder revolucionario del Amor. Niega su dialéctica y remata en circunvalación de calenturas que, a sí mismas, se propinan la muerte, sepultan el Deseo reduciéndolo a la oferta y la demanda. Degeneran todo principio de solidaridad humana, sea cual sea. Ni las mafias confían en ellas mismas. El Capitalismo es un cáncer del Amor, su negación, porque pone al uso el uso mismo del otro como bacinilla emocional… como paja funcional “de cuerpo presente”. El amor bajo el Capitalismo es un invasor alienante, una especie de vergüenza. El amor bajo el Capitalismo es un circo ególatra de turbulencias masturbatorias e inestabilidades afectivas; se hace pasar al Amor, que es la respiración misma del espíritu, por pajerismo de ocasión donde nada merece confianza, solidaridad, durabilidad, planeación… es, esa, una de las consecuencias de la cojedera “progre” que hace pasar por “libertad sexual” el encamamiento promiscuo, genitalizado y decadente, con que se enorgullece cierta pequeña burguesía de orgasmo fordista. Cojer mucho para vaciarse rápido…en todos los sentidos. Culto a lo efímero, culto a lo ambiguo, nada de compromiso, “palo y a la bolsa”, “si te vi no te conozco”... a menos que implique conseguir dinero, negocio. Claro. Miseria del amor burgués.

El Capitalismo es una fuente inagotable de desamor, odios y miedos. Sociedades en miseria, desgarradas, donde amarse duele, cuesta y confunde. Sociedades patíbulo de las mejores emociones amorosas, sociedades de prohibición, hipocresía y explotación… los afectos que se admiten son los afectos de la mercancía, los afectos por las mercancías. El postulado fundamental de la sociedad capitalista asocia la explotación con la alienación y eso con la narcotización de los sentimientos… el Capitalismo no admite el amor como fuerza revolucionaria y emancipadora sino como elixir para embrutecerse sabroso.

Pero una de las consecuencias más dolorosas de una sociedad quebrada en su fortaleza amorosa es que muchas de sus emociones se convierten en mercancías también. Es la negación de su fuerza amorosa, la separación y extrañamiento de una fuerza que siendo propia parece de otros. En tanto la humanidad sea sometida al desamor, tan descarnadamente como lo hace el Capitalismo se podrá ver cómo efectivamente, se encuentra negada no solamente la libertad del espíritu, el fulgor de los afectos solidarios, sino también toda otra forma de libertad.

Para hacer más dolorosa la alienación el Capitalismo quiebra toda fuerza emocional que no sea amor por el dinero… amor por el trabajo para que otros ganen mucho dinero. Para ser claros. Descomposición del cuerpo emocional bajo una lucha de clases que entraña la conciencia de que no debe haber afectos entre la clase proletaria porque puede ser peligroso... el más mínimo afecto amenaza con volverse fuerza solidaria y de ahí al amor por una humanidad emancipada hay saltos rápidos. ¿Qué es la alienación? es, concretamente el hecho de que los productos del trabajo han sido arrancados a los trabajadores, eso crea la desfiguración del trabajo, convertido en actividad ajena o extraña, el trabajo y su producto no se reconocen como uno y el mismo proceso, el trabajador oprimido termina además del robo de su trabajo cercenado de toda independencia política en las relaciones sociales, entre trabajadores, que han sido victimas de la degeneración de la conciencia en un sistema inclemente de embrutecimiento y represión. Desamor puro.

Salvadas las excepciones, la vida amorosa de una sociedad alienada es una miseria de afectos mezquinos y cariños tasajeados. Constituye una negación del Amor Loco. Es en este sentido que Marx habla de deshumanización, “En tanto que el hombre no sea reconocido como tal y, en consecuencia, no haya organizado el mundo humanamente, su naturaleza social no se manifestará sino bajo la forma de alienación, siendo su sujeto, el hombre, un ser extraño a sí mismo”3 . Para Bretón el Amor Loco es siempre un triunfo humano que debería, inclusive esgrimirse como una categoría del “materialismo dialéctico”, como condición primera y necesaria del fortalecimiento y des-alienación del espíritu. El Amor Loco es entonces un logro humano que se objetiva en su expresión más grande que es la Revolución Social y amarse locamente no adquiere sentido más que a la luz de su finalidad que es reproducir al Amor en todas sus escalas mejores. Es totalmente cierto que el Amor Loco es una fuerza indisoluble de la historia, de la sociedad y la lucha de clases. Una fuerza productora de emociones fundamentales para la Revolución toda.

Sólo una revolución social íntegra proporcionará a la humanidad los medios para emancipar sus fortalezas amatorias y organizar humanamente a la sociedad, entonces pasará a ser sujeto amante con voluntad y fuerza emocional para vencer la explotación. El Amor Loco, amor nuevo será esencia humana hasta tal punto que inclusive los adversarios sentirán la necesidad de imitarla y enriquecerla… no es una utopía, no será reconciliación de clase, será el triunfo dialéctico de una fuerza todavía desconocida en sus mejores expresiones. "De cualquier manera que se conciba la relación entre el desarrollo social y la liberación del individuo, todo revolucionario debería esforzarse por realizar, al menos en su propia conciencia, la síntesis entre su deseo de liberación social y su deseo de liberación espiritual” Las razones que llevan al Amor Loco a producir insurrecciones contra la explotación no pueden ser separadas de la indignación que produce en él el espectáculo de degradación, miseria y barbarie que ha creado el Capitalismo… por eso el revolucionario conciente no debe dividir al Deseo en su sentido más amplio, pretendiendo con ellos entenderlo, sino integrarlo en una praxis del Amor Loco, complejo y amplio, con dignidad alta, si realmente se quiere llegar al fondo del proceso revolucionario y terminar con toda alienación y toda miseria.

El Capitalismo se dedica a eclipsar al amor, a degenerarlo, a fetichizarlo y amenazarlo con miseria física y social, intolerancia religiosa, ideas convencionales y finalidades funcionalistas para reproducir y cuidar hijos, propiedad privada y relaciones utilitarias, egoístas y mercantiles. Bajo el Capitalismo, la fuerza brutal de las normas, los dogmas logran alienar al amor con miseria humana física, social o espiritual. El amor termina siendo una ilusión más, un inalcanzable, un territorio de telenovelas y películas, un algo irrealizable y ridículo en manos de los pobres.
La sensación precisa que cada persona imprime al Amor Loco ayuda a los cuerpos enamorados al anudarse. Nada hay en eso de fugaz porque radica en un sueño largo que la especie humana cultiva obsesivamente como un recuerdo del futuro invisible para quien no sabe ir, o no quiere ir a esa búsqueda. Una especie de canto del inconsciente se presiente, es un entendimiento adelantado y asombroso de pasiones amorosas renovadoras de todas las energías vitales, bajo una forma de lucidez amorosa. El amor sabe descifrar los signos del cuerpo y no puede operar sin los sentidos. Sensaciones profundas con ideas profundas. No existe en ese plano la separación entre lo racional y lo sensorial. Se trata de una razón superada enriquecida más sensible, atenta a las sinrazones al caer bajo los poderes absolutos del amor bajo una tormenta que trastorna el ojo del ciclón y la vida se vuelve “convulsiva”, fascina, encarnación de la belleza absoluta. Una revelación.
El Amor Loco arrolla los sentidos, se embriaga con ellos una razón que no existe en la lógica burguesa. El Amor Loco ha de convertirse en fundamento de la especie humana que luchará para fundarse cada día, a cada momento, libre de la degeneración burguesa. El Amor Loco tiene carácter biológico cada vez más profundo en la filosofía, la poesía… es una re-afirmación de la vida bajo una afirmación dinámica de los sentidos. Es un ímpetu revolucionario que emerge de entre los gestos de quienes se aman, que son ellos mismos, esos filtros mágicos del azar en un abrir y cerrar de ojos. El Amor Loco es siempre una inauguración. Pasea al interior del ser amado para exaltarse porque hace del otro un eje de toda acción. Chispazo creador que nos confiere la conjunción del fuego bajo el agua. “En nada me he esforzado tanto como en mostrar qué precauciones y que ardides el deseo , ala búsqueda de su objeto, arbitra para navegar en las aguas pre-conscientes y, una vez descubierto dicho objeto, de qué medios, pasmosos hasta nueva orden, dispone para darlo a conocer mediante la conciencia” Andre Breton

La humanidad será dueña de sí el día en que también el Amor Loco ayude a comunicar anticipadamente sus actos Revolucionarios. Ese día existe. Todo Amor Loco comporta conjuntos de hechos torbellino que remontan lo desgarrado porque su interrogación vale la pena… tarde o temprano. Con el Amor Loco los principios lógicos saldrán al encuentro de una humanidad dueña también de sus poderes de azar objetivo que mutarán en Amor renovado con letras fosforescentes… las letras del deseo des-alienado.
No habrá Amor Loco a la ligera, sólo es preciso saber orientarse con un programa Socialista, para que construir entre todos una manera nueva de Amor como conquista revolucionaria del Deseo. ¿Cómo no anhelar que surja voluntariamente la revolución con todos nuestros amores más prodigiosos? El Amor Loco romperá toda desemejanza que existe entre el objeto deseado y el hallazgo. Al Amor Loco le es dado reconocer el precipitado maravilloso del placer para que se haga social y poderoso a la hora de transformar el mundo, devolvérnoslo sin la opacidad de lo alienante y descubrir en él poderes proporcionales a las necesidades más urgentes del espíritu. El Amor Loco, con la magnificencia de la vida, rehará su significación en todas las facetas exteriores e interiores de los seres humanos, de la manera más categórica y constante, tanto estética como moralmente; revolucionará la belleza humana y la creación, la acción espontánea, en la medida misma en que será su expresión predilecta. El Amor Loco abrirá las ventanas a lo maravilloso desconocido. El Amor Loco no servirá a otra cosa que no sea reanimar las llamas de la hoguera revolucionaria, único amor, individual y colectivo, de un ser social que de sí y sobre sí impulsa al Amor con él y hacia él dialécticamente. Lo quiso Breton así, para su hija también: “Deseo que seas amada locamente”4. Deseemos eso también para la humanidad toda, esta vez socialista.
- - - O - - -

1 Entretien avec André Parinaud, Arts, 5 octobre - 11 octobre 1966.
2 El Amor Loco: L´Amour Fou, André Breton, Librairie Gallimard, Paris Francia. 1937. Editorial Joaquín Mortiz , Primera edicón en Español 1967 México. Es una de las obras fundamentales del surrealismo.
3 http://www.articulos-boletinto.blogspot.com/
4 Breton, André, El amor loco, Joaquín Mortiz, México, 1967.

John Dos Passos

Un servidor de la historia

Lisandro Otero

El pasado siglo proporcionó a la literatura estadounidense algunos de sus mejores escritores. Una tríada de narradores excepcionales marcó el acmé de ese estallido de creatividad: Ernest Hemingway, William Faulkner y John Dos Passos. Hemingway se inclinó siempre por las experiencias que ponen en tensión al ser humano y desarrollan su capacidad de comportarse con gallardía frente al infortunio. Faulkner recurrió a las tradiciones del sur para desenterrar las tempestades y abismos emotivos que perturban la vida sensible. Dos Passos fue un servidor de la historia. Sus novelas, cargadas de conciencia política, tratan de mostrar a una nación en su tropismo histórico. Dos Passos fue, además, uno de los más prolíficos escritores de esa generación. Legó cuarenta y dos novelas y más de cuatrocientas obras de arte en su etapa final de pintor.

Nacido en Chicago, en el seno de una opulenta familia de abogados de origen portugués, intentó ser arquitecto pero finalmente se rindió ante la carrera de leyes que le imponía su padre. Tras graduarse en Harvard visitó España y al sumarse Estados Unidos a las naciones aliadas en la Primera Guerra Mundial, se incorporó al cuerpo de ambulancias, igual que Hemingway. Al terminar el conflicto se estableció en París donde escribió su primera obra “Tres soldados”, sobre sus experiencias bélicas. Sus vivencias españolas fueron volcadas en “Rocinante vuelve al camino”.
De su estancia española Dos Passos solía decir que ninguna jornada era lo bastante larga para albergarlas. Cuanto leía y veía formaba parte d un mismo decorado. Toledo era la misma que aparece en las Novelas Ejemplares de Cervantes, y las escenas callejeras de la Puerta del Sol eran las que escribió Lope de Vega. Dos Passos favorecía con su presencia varias tertulias madrileñas, entre las más famosas, era asiduo a la del Gato Negro y la del Café Regina. Estableció una gran amistad con Ramón del Valle Inclán.

En esa época fue sensible a la ola de izquierdismo que conmovía al mundo. Se declaró un ardiente partidario del cambio social. A su regreso a Estados Unidos se unió al grupo radical de teatristas New Playrights y para ellos diseñó afiches y esbozó decorados. Militó en las protestas por el caso Sacco y Vanzetti. Entre 1927 y el 28 también escribió algunas piezas teatrales. En ese último año viajó a la Unión Soviética para estudiar su experiencia socialista.

Desde 1930 a 1936 escribió su trilogía “U.S.A.”, compuesta de “El paralelo 42”, “1919” y “El gran dinero”. En esa obra utilizó la técnica del collage para sobreimponer cuadros históricos, biografías, perfiles y esbozos, mezclando realidad con ficción, para dar un vasto panorama de la nación americana en su desarrollo. La obra fue objeto de gran atención de la crítica por la novedad de sus procedimientos y produjo en Europa una vibración literaria de gran impacto.

Al estallar la Guerra Civil marchó a España donde asistió al Congreso Internacional de Escritores Antifascistas. Aunque siempre se mantuvo como un observador y no ingresó en las filas de ningún partido o movimiento y tampoco estuvo en las trincheras, su apasionada simpatía estuvo del lado de los republicanos. Pero un incidente ocurrido a su amigo José Robles provocó el inicio de su desencanto. Este fue juzgado por su desafección y posibles lazos con el enemigo. Tras defender a Robles durante un lapso, Hemingway fue finalmente convencido de su culpabilidad y dejó solo a Dos Passos bregando por la supuesta inocencia de Robles, quien fue finalmente juzgado y fusilado. Dos Passos nunca perdonó esto y afirmó que lo habían ejecutado porque sabía demasiado sobre los vínculos entre el Kremlin y el Ministerio de la Guerra republicano. Desde entonces Dos Passos favoreció a los anarquistas y a los trotskistas y desarrolló un fanático antiestalinismo.

Comenzó su etapa del vuelco a la derecha que lo llevó a defender los sanitarios americanos y el auto Ford como parte de una civilización que debía defenderse. Se declaró un partidario de la democracia norteamericana, sin advertir, ni señalar, las muchas fallas del sistema. Por ello perdió muchos lectores. Comenzó a pintar. En un accidente automovilístico, en 1947, perdió a su esposa y él malogró la visión de un ojo.

Dos Passos sufrió las pasiones políticas de una época revuelta y se sumergió en ellas pero se dejó arrebatar por la efusión amistosa y no supo distinguir entre la epopeya y la camaradería, entre la lealtad solidaria y el gran concierto de la lucha antifascista que conmovía el mundo. Finalmente rindió sus banderas ante la oligarquía lo cual le mermó su prestigio y al morir, en 1974, era, prácticamente, un escritor marginado de quien nadie hablaba y sus libros no se editaban por falta de lectores.

gotli2002@yahoo.com

domingo, diciembre 03, 2006

Quédate


Quédate,
quédate para vivir sin llanto,
sin llanto.
- Silvio Rodríguez-

Quédate un poco más esta noche.
Quédate conmigo y con las olas de la madrugada ...

Quédate un poco mas, jugando con las estrellas: el amanecer no apoyara mas, sus nudillos en tus sentidos. Hay momentos en que más triste ladrar tu perro, y no todas las lunas resisten el paso de tus madrugadas...

Ven, quédate y sentirás gotear silencios nuevos,
sin tener que escapar de la muchedumbre:
quédate, un poco más, esta noche.

Quédate, con las voces que se cuelan en el primer café
de la madrugada, y sentirás la armonía materializada
en la misma fuente en que tú y yo, separadamente,
bebemos poesía, nubes, y verdades:
la verdad que chocó con nuestra mirada,
en una tarde falseada, como un tobillo frágil,
de aurora que se anuncia...

Quédate, y besaré las olas que se quiebran en tu sonrisa...
y quemaré palmeras exprimidas en el llanto,
para darte un instrumento vocal en mi poética imaginación.
Volveré a pedirte que te quedes, una noche más en mis sueños,
que desean ver amanecer...

Quédate conmigo; te pediré que aguantes la tristeza
que me llega de repente, que soportes mis tarros de cerveza,
y mis ceniceros llenos de melancolías, de miedos,
de abismos que se abren a mis pies, en los día, a cada
esquina, a cada despertar de mariposas...
Conocí al poeta, y como él te canto...

"Quédate,
quédate para poder vivir sin llanto
sin llanto"

Quédate una noche más: compraré tus sueños,
los que te rondan, pero tú.....tú quédate,
quédate conmigo a medir la estela de la luna,
el viento cromo del arco-iris, la fantasía del unicornio,
el unicornio azul, que huyó de las notas del poeta
para perderse en el universo: el nuestro.

Por eso:! Quédate, nada más...quédate...!

Raffaello

17 giugno 2002 Firenze

¿Poema o desperdicio?

Cronopiando

Koldo

Sí, ya sé que un poema no disfruta del rango de honorable por más legítimos que hayan sido sus versos.
Y no hay constancia de que una metáfora, incluso impecable, pueda evacuar sentencias o intercambiar lisonjas por aplausos en reciprocidad al común interés y beneficio.
Es fama que un poema no vibra con la misma intensidad y frecuencia que el móvil más barato, ni dispone de estridentes alarmas contra robo o estruendosas sirenas para incendio.
Y tampoco desgrava hacienda, equilibra la balanza de pagos, hace subir el índice en la Bolsa o regala cupones los domingos.
No es moviendo el "mouse" que uno va a encontrarse un pareado y no conozco "e/mail" que cargue un estrambote, amén de que hoy en día, hasta la mostaza es más reivindicada que el soneto.
Un poema no tiene marco teórico, es más, ni siquiera le preocupa, como tampoco da importancia al hecho de carecer de cédula y ser, a todos los efectos, un indocumentado.
Un poema no aparece en los medios, a no ser que la fecha lo requiera, ni puede su anacrónica figura disputarle portada y titulares al indecente más discreto.
Y nunca va a contar con las firmas precisas y avales necesarios para aspirar a un crédito bancario.
Además, ¿dónde se ha visto que alguien pueda estacionar un poema, ir pasando sus páginas con un mando a distancia o reemplazar la clave en el cajero a fuerza de cuartetas?
¿Quién, que por piedad no mienta, ha encontrado siquiera alguna vez un poema perdido en los tramos de un supermercado? ¿Cuándo un poema se ha beneficiado de un descuento, de una oferta especial por vacaciones?
Un poema no se pinta los labios, no se esconde las canas, no se inventa los senos o las nalgas.
Un poema es ese penoso impresentable de todas las fiestas, el último que llega y que sólo trae palabras, y ni entre los desechos que muestran las esquinas, vertederos de todos los olvidos, aparece un poema miserable que delate a un lector desconocido.
Y sin embargo, ni el más divino goce, ni el más sublime sueño, ni el más porfiado afán, tienen la humana transparencia del poema, ese entrañable sesgo de la vida que nos transforma en dioses cuanto más humanos son los versos, para que sólo un poema, cuando ya nada quede, se erija en testimonio de que fuimos.

sábado, diciembre 02, 2006

¿Viene la muerte del arte?

Sudhanva Deshpande
Zmag

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens


En 1937, en plena Guerra Civil española aviones [alemanes e italianos en apoyo, N.d.T.] del General Franco, bombardearon durante casi cuatro horas Guernica, la capital cultural e histórica vasca. La ciudad fue arrasada, mataron a unas 1.600 personas, entre ellas numerosos niños. El crimen espantó al mundo. ¿Podía existir alguien que bombardeara a niños?

Podría argumentarse, desde luego, que “el mundo” que se espantó fue, esencialmente, el mundo blanco, ya que por primera vez en la historia del bombardeo aéreo, los bombardeados fueron niños blancos. Las potencias europeas habían estado bombardeando despiadadamente durante décadas, incluyendo a niños, en los países no-blancos en África y Asia. Lejos de espantarse, el mundo blanco ni siquiera se dio cuenta.

Sea como sea. El hecho es que el bombardeo de Guernica espantó al mundo. De ese espanto y horror emergió el cuadro de Pablo Picasso. Podría argumentarse, de modo bastante convincente, que el Guernica de Picasso se ha convertido en el cuadro mejor conocido del Siglo XX, una especie de Mona Lisa contemporáneo, reconocible instantáneamente en todo el mundo.

Mona Lisa

La Mona Lisa representa un mundo en el umbral de la modernidad. Un mundo que emerge de la edad oscura de semi-esclavitud que fue el feudalismo, que iba hacia la dudosa libertad del capitalismo. Un mundo en el que el individuo ganaba una identidad, pero una identidad que cayó casi instantáneamente en la crisis.

La Mona Lisa es un retrato de un individuo, y tal vez sólo sea adecuado que no estemos seguros de la identidad de ese individuo. Sus ojos parecen algo enrojecidos, y su sonrisa enigmática, situada a media luz, una sonrisa a medias al final de un día de llanto o, con más probabilidad, en la víspera de una larga noche de llanto.

Guernica es esa noche. La noche de la guerra. La noche de la destrucción injustificable. El cielo no tiene sol, sino una lamparilla eléctrica; la lamparilla, sin embargo, no tiene luz. Guernica es descolorido, monocromático. El caballo y el toro evocan España destrozada, pero simultáneamente la tragedia de toda la humanidad, como a través de toda la historia. Por lo tanto la imagen es simultáneamente contemporánea e intemporal. Lo dice todo el que para representar el horror de la guerra, posibilitado por las tecnologías modernas de destrucción, Picasso haya utilizado sólo un elemento tecnológico en su pintura, la lamparilla eléctrica que observa inexpresivamente la destrucción, como el ojo de un ciego.

¿Dónde está Guernica en nuestros días? En Afganistán, en Iraq, en Líbano, en otros sitios. Hay Guernicas en el mundo, no en lienzos.

Con tantas Guernicas en todo el mundo, y cuando su horror visita nuestros salones todas las noches a través de la televisión, ¿dónde está el Picasso de nuestros días, y dónde está el Guernica actual?

No quiero decir que la gente ya no se indigne. No quiere decir que los artistas ya no expresen nuestra indignación. Pero no cabe duda de que algo ha cambiado.

Como todos los grandes artistas, Picasso fue un personaje complicado, y sin duda quiso decir muchas cosas diferentes para cada tipo de persona. Las interpretaciones de su trabajo, sus motivaciones y significados variarán, y los eruditos y los historiadores, para no mencionar a los biógrafos, continuarán disputándose al respecto.

Hay dos puntos, sin embargo, en los que probablemente habrá un amplio consenso: Primero, que Picasso, un revolucionario del arte, fue también considerado un político radical, un personaje de izquierdas. Por cierto, continuó siendo un miembro del Partido Comunista Francés hasta su muerte. No es por coincidencia que tanto Guernica, el cuadro contra la guerra más reconocido, así como el símbolo universal de la paz, la paloma blanca, hayan sido creaciones suyas. Por cierto se consideró radical. En una declaración a las Nuevas Masas dijo:

“Me enorgullece decir que nunca he considerado la pintura como un acto de encanto, de seducción o de distracción. Quise – a través de la pintura y del dibujo, ya que son mis armas – penetrar, avanzar, cada vez más cada vez más lejos, en el conocimiento del mundo y de la humanidad. .. Y soy consciente de que siempre he luchado a través de la pintura como revolucionario comprometido.”

Segundo, que Picasso fue uno de los pintores más comerciables de su tiempo – se dice que ya era millonario al llegar a mediados de la veintena. Por cierto, - uno de sus cuadros fue subastado por unos 104 millones de dólares hace un par de años, otro por 95 millones a comienzos de este año.

Picasso fue, por lo tanto, un “revolucionario comprometido” así como el pintor más exitoso de la historia.

El problema, y los dilemas que encaran los artistas de la actualidad son, de cierto modo, sin precedentes. En primer lugar, el hecho mismo de que la guerra, junto con toda clase de violencias varias, entran hoy a nuestros salones, las convierten en algo normal, mundano, menos horrible. Aún más. Se gastan millones de dólares para, en los hechos, estetizar la guerra y otras violencias. ¿Cómo se corta a través de esta masiva estetización? ¿Cómo se logra que la guerra y la muerte y la devastación sean de alguna manera tangibles? No significa que no importa lo que hagas, cualquier representación de los horrores de nuestros tiempos termine por estetizar esos mismos horrores, y nos convierta en voyeurs? Olvidemos a Hollywood o a Bollywood, incluso Greenpeace ha producido un libro de mesa, de impresión exquisita, sobre Bhopal.

Un segundo problema, relacionado, es que el mercado se ha hecho mucho más omnipresente que nunca. Lo que hace el mercado a los pobres y desposeídos está evidentemente a la vista.

Sólo en la región Vidarbha de Maharashtra, más de 1.000 agricultores se suicidaron en el último año, cada uno de ellos como resultado del endeudamiento resultante de la integración de la agricultura india a los precios mundiales. El mercado no es sólo omnipresente, también es centralizado y monopolizado en grado sumo. Como alumnos, leímos sobre la guerra de Plassey, librada a mediados del Siglo XVIII por la British East India Company para conseguir el derecho de extraer ingresos de Bengala. Iraq fue ese tipo de guerra, librada para el beneficio privado de un puñado de corporaciones gigantes.

Pero lo que el mercado hace a las imágenes y a los símbolos no es menos aterrador. Existe apenas un símbolo radical en la actualidad que no haya sido explotado y asimilado por el mercado. El Che, el revolucionario quintaesencial, es en la actualidad una imagen en una etiqueta de vodka, un icono puro, una alusión vagabunda sin una denotación correspondiente.

El ataque más feroz, sin embargo, ha tenido lugar contra la idea misma de la verdad. Por una parte, el postmodernismo ha reducido cada evento a un “texto”, que puede ser leído de una manera por ti y de otra por mí. O, para decirlo de modo más preciso, ya que toda la realidad tiene de por medio el lenguaje, hay sólo un lenguaje disponible y no la realidad sin intermediario para su interpretación y análisis. Se podría argumentar que es como decir que no existe una realidad, pero desde luego el postmodernismo no lo dice realmente. Si Nietzsche dijo genialmente que Dios está muerto, en la actualidad los principales filósofos de Occidente dirían que la Verdad está muerta.

Por otra parte, la verdad ha sido hecha más y más opaca, inasequible, insondable, precisamente por las tecnologías que supuestamente nos dan acceso directo a ella. Las imágenes de la guerra, aparentemente “vivas,” son en realidad escenificadas, amañadas y censuradas utilizando un millón de maneras diferentes antes de que nos son presentadas.

O consideremos los eventos vistos más a menudo en la televisión viva en los últimos tiempos: el ataque de las torres del World Trade Centre por aviones comerciales, y el cabezazo de Zinedine Zidane en la final de la Copa del Mundo. Después de un millón de repeticiones, vistas por mil millones o más de personas, después de resmas y resmas de impresiones gastadas para presentarnos lo sucedido, ¿no es sorprendente que lejos de penetrar en la verdad, parecería como si con cada repetición, la verdad sólo se alejara aún más?

Mientras pintaba Guernica, Picasso dijo:

“La guerra en España es una reacción – contra la gente, contra la libertad. Toda mi vida como artista ha sido una continua lucha contra la reacción, y la muerte del arte. En el cuadro que estoy pintando – que llamaré Guernica – y en todo mi trabajo reciente, expreso mi horror ante la casta militar que ahora hunde a España en un océano de miseria y muerte.”

Si el ataque contra la verdad continúa constantemente, la “muerte del arte” de la que habló Picasso podría sobrevenir antes de lo que imaginamos.

viernes, diciembre 01, 2006

Pensamiento

En estas lunas, regreso al vacío de los años.
Dejaré que caiga la lluvia, un día más, para subir las
voces, en este desolado madrugar de huesos
fríos, y arrojaré piedras al vitral de otros
amaneceres, cuando sea tarde para clavarse,
al vaivén de las mareas...

Raffaello

Firenze, 31 ottobre 2004

La mujer pacífica



Cronopiando
El hombre pacífico

Koldo

El hombre pacífico ni siquiera cuando vino al mundo lo hizo llorando, así de pacífico era aquel hombre. Y siguió creciendo, serenamente, a pesar de carecer de pacíficos juguetes, dado que sus padres no disponían del apacible dinero que aliviara tanta inquietud estomacal.

En la sosegada escuela confirmó las ventajas del pacifismo esmerándose siempre por poner la otra mejilla, la otra mano, el otro ojo, hasta que manco, ciego y sin mejillas, regresaba tranquilo al hogar de sus padres para escuchar afable sus quejas y maldiciones

Cuando tuvo edad de trabajar supo como nadie, con beatífica bondad y extremada paciencia, tolerar abusos, soportar atropellos y consentir excesos, siempre complaciente y complacido de sobrellevar con la mejor de sus sonrisas tanta injuria.

Pero al hombre pacífico nada lo amilanaba y, a pesar de las afrentas, él siempre tenía para ofrecer la otra sonrisa, la otra oreja, el otro pie, hasta que sin mejillas, manco, ciego, amargado, sordo y cojo, regresaba a su hogar para tratar de apaciguar la frustración y cólera de su mujer e hijos y ocuparse, además, de atender a los muchos cobradores y solicitarles nuevos pacíficos plazos y más cordiales intereses.

Estoicamente soportaba insultos e improperios, poniendo siempre por delante su apacible y manso corazón, capaz de comprenderlo y perdonarlo todo.

Así fue que, además de sin mejillas, manco, ciego, amargado, sordo y cojo, también quedó sin pecho y sin espaldas.

Ni siquiera cuando lo desalojaron de su hogar, lo despidieron del trabajo y lo abandonaron su mujer y sus hijos, tuvo el hombre pacífico un mal gesto o una peor reacción, tal vez porque hacía ya mucho tiempo que aquel hombre carecía de gestos y reacciones.

Cuando sólo le quedaba la palabra y el hombre pacífico ya había cumplido cien años de serena existencia, un mal día, sin que nadie pudiera explicárselo, con un hilo de voz susurró delante del espejo un postrero y definitivo ¡coño! que llegó a oídos de todos, de sus padres, de su maestro, de su familia, del vecino, de su patrón, del cobrador…y antes de que tuviera oportunidad de arrepentirse, apostados frente a su desahogo, airadamente le reprocharon su desvergonzada intolerancia, su grosera intransigencia, su peligroso fanatismo…

Eso fue poco antes de que, también, perdiera la palabra.

Códigos nuevos para nuevos tiempos

La ciudad no se pasea, se cruza.
Las puertas no se abren, se empujan.
Los amigos no se encuentran, se llaman.
Los besos no se dan, se tiran.
Las manos no se estrechan, se chocan.
Las palabras no se dicen, se declaran.
Las flores no se huelen, se aspiran.
Las sonrisas no se entregan, se ofertan.
Los abrazos no se comparten, se promedian.
Los sueños no se anhelan, se miden.
Las estrellas no se miran, se registran.
Los años no se celebran, se cuentan.
Los libros no se leen, se consultan.
Los pájaros no vuelan, fluctúan.
La vida no se vive, se consume.

Koldo

Paz


Como despiertan las piedras olvidadas, así
se olvidan los bosques encadenados...Todo a
veces parece confundirse en los recuerdos,
como el retorno a la ensenada, del ángel, o
como el desfile de tristes guerreros que
encontraron en la paz su gloria sempiterna.
Veleros fantasmales siguen atracando en
silencio, entre hendijas de niebla.
Y el puerto alberga los sueños, igual que las
astronaves, porque hoy más que nunca urge
paz entre los hombres, hoy más que nunca,
amanece extranjero todo el patrimonio
geológico, heredado de la tierra...Hoy,
hasta los árboles renacen, olvidando su
vegetal amor, para darle el abrazo a la tierra.

Raffaello

Firenze, 1 agosto 2004

domingo, noviembre 26, 2006

Tu corazón en la frente

La voluntad no es eterna. ¿Qué esperamos del otro? No puedo pensar que el otro me lleve lejos, donde yo quería llegar, al infinito. Si me pierdo en el otro, no soy yo, es el. ¿Me podrias dar un abrazo? Te doy mi finitud.

Composición: Alejandro Filio

Después de todo quien soy
para legarte en canción
lo que no encuentra estación a cada paso
solo pretendo dejar
en este abrazo algo más
de lo que pude robar a tus años.

Guarda esa luz para bien
para otra noche de soles
si te confundo esta vez
será que no me conoces.

Puedo decirte que soy
un ángel para el amor
encadenado al dolor de este hombre
o que provengo del mar
de lo profundo y la sal
y que he venido a buscar desorden

Será que traigo al venir
tu corazón en la frente
que de volar junto a ti
me he vuelto tan diferente

Que por las noches me escondo
para no hallarme tu boca
que ya no me reconozco
cuando me pierdo en tu sombra
que solo soy un fantasma
que vulnerable te nombra
que vulnerable te nombra

A la distancia de ayer
no me imagino otra vez
rondando sobre tu piel, de cuerpo alado
o sobre un rayo de sol
dispuesto para el amor
conciente de que me voy sucio y profano

No ves que traigo al venir
tu corazón en la frente
que de volar junto a ti
me he vuelto tan diferente

Intimidad



Casi se me volaron:
la voz y los mecanismos del tiempo
... y esa luz frágil,
oblicua en la habitación.
Casi se me volaron esas horas
con la media luna de tu cuerpo,
arqueando voluptuosas
melodías de violonchello,
y los colores que se entreven
en la penumbra.

Ya me espera la noche fría.
¡Ven!
Será más fácil
que me sigas el paso
si te agarras a mi sombra...

Ignoro como puedes
penetrar en los engranajes
del recuerdo y de la ausencia,
ignoro las técnicas del olvido,
y la voz persistente...
Será que sigo conociéndote al tacto,
casi a ciegas
(¿Recuerdas nuestro encuentro
en la estación?
Fue en el otoño pasado...

! Qué fría está la noche!
!Ven!
Será más fácil perdernos,
juntos,
en este viaje tan nuestro...

Firenze, 26 Novembre

Irak



Presenciar la invasión a Irak en la TV, realizado por parte del imperialismo norteamericano, fue inquietante para mi, y además paralizo mis sueños y alegrías por muchos tiempo. El saquea a su cultura, jamás lo olvidare.

Al cerrar los ojos vi el paisaje.
Se desprende, se escapa del cuerpo.
Sale un extraño frío, quema.
No hay mariposas, ni pájaros.
¿Dónde está el viento?
El árbol, la violeta, ¿y la albahaca?
¿Dónde está el agua?

El cielo con el silencio se tupe,
bebo nostalgias y
así voy cultivando sueños,
para recuperar el paisaje.

Es delicioso acompañarte,
en tu lucha... Irak

elsy maría

sábado, noviembre 25, 2006

Inventario otoñal

Raffaello Bocciolini, visto por Elsy

"...Y como pasa el tiempo
que de pronto son años..."
- Silvio Rodríguez -

Introducción: pongo una música de piano...

Abro la ventana de la noche como para espejarme en la postal, de este finales de otoño, y de repente... No sé si es por el sabor a brandy, que se me calienta la garganta... Aparecen dos fotos de otoños anteriores...

En una foto, soy un niño, de unos cuatro años tal vez, en una playa de Maremma. Llevo mi mano a la frente, para mirar más lejos, hacia el mar.

En la otra foto, soy un joven de veinte y cuatro años: el pelo largo y rizado, por las calles plateadas de nieves eternas, de Montreal, tanto como para que la orilla del Saint-Laurent, pareciera una playa de luz.

La tercera instantánea otoñal, me la ofrece hoy, la ventana...

Tal vez es tiempo de hacer un inventario de mis otoños a través de estas fotos

Cerrados los ojos, volví a verme en la corriente nublada de un río antiguo: el rostro de hoy, se me hizo más viejo, pero más sabio también, con la misma ilusión de ayer, de cuando tomaba por playas, las orillas nevadas del río, y en versos frustrados destejía lunas huérfanas, de sus matices...

Cerrados los ojos, volví asomarme, se me hizo más frío el otoño, pero más dulce e intacto aún, bajo esas ráfagas de nieve que en antaño, sabían a arena y caracolas de mar, cuando miraba al mundo, sin distinguir la izquierda de la derecha...

Después del niño ingenuo, mirando al horizonte infinito, después del joven con los puños cerrados en el bolsillo, hoy, cercano ya, a mis cuarenta y cuatro años de edad, aún tengo nuevos otoños, húmedos de lagos y, hojas caídas... otoños nuevos con sabores antiguos, que no se han apagado... Y una sombra que camina en mi sombra, un silencio amigo que se sobrepone al mío, tal vez, un ángel bajado del cielo, el ángel otoñal, que suavemente me acompaña por estos espacios de luz, que se abren repentinamente, cuando se añejan los colores del crepúsculo...

Firenze, 24 e 25 Novembre, 2006

viernes, noviembre 24, 2006

Nocturno con tu fantasma



Crece en la oscuridad
hasta adquirir tacto de astros,
tu cuerpo entregado:
te acaricio tu silueta
de recortada luna,
y un linfático amor
se llena de tu carne,
de tus labios sedientos,
y de esta esencia de ti,
que ninguna palabra describe,
ni el verso lo cautiva.

...Y es el hechizo que me regalas,
en un breve segmento
de noche y de tiempo,
que el deseo disipa,
ávido de ti,
a veces,
cuando llegas a visitarme,
cargada de flores silvestres,
que en plenilunio deshojas
señalándome el infinito
...y luego te vas,
dejando en mí
tu respiración abrazada.

Firenze, 24 Novembre 2004

jueves, noviembre 23, 2006

Fantasmas en mi casa

Impalpable se desliza gastando los platos, el refrigerador y las sagradas imágenes en la pared, separando la sed del silencio.

Por fuera la lluvia recarga su esfuerzo, sobre el asfalto, y multiplica el frío recuerdo de huracanes barriendo banderas.

Se ha ido su presencia, su labio de impaciencia, el paso lento, la voz y los recuerdos, pero algo... algo que me atrevo a llamar fantasma sigue rondando entre el pasillo y la cocina. A veces, encuentro los trastes secándose en el lavadero, una mancha de rimel sobre el borde del lavabo, o en los crucigramas del periódico, ya resueltos.

La noche le agrega más manchas a la pared, tal vez, pálidas sombras que pretenden proyectar malos agüeros en mi porvenir.

Sigue deslizándose el fantasma derrotado, en este microsistema de sentimientos que no le pertenece.

Yo quisiera en mi porvenir una isla, desolada e inaccesible, para edificar puentes y demoler muros, tal vez ahí esté el amor de mis oníricas visiones.

Quisiera encontrar mi cama tendida, y una música nostálgica que suene, tal vez un fado portugués, y una noche de luna llena anterior a todas mis memorias. Alguien ha de haber vaciado mi cenicero, a lo mejor fue la misma sombra, sin sombra, que también me dejó el tapete sacudido y un puñado de recuerdos bajo las sábanas.

A veces me quedo esperando su paso espectral, pero siempre acaba ganándome el sueño, y otras manchas aparecen en la pared, nuevas sombras...ya las últimas.

Firenze, 18 gennaio 2003

Mayo



Hora del minuto
desdoblando el tiempo.
¿De dónde saliste
jueves de Mayo?

Me vuelvo visible
en los objetos de ellos,
y en las botas de aquellos,
para encontrar
el último fragmentos de tu risa.

Sigo buscando a tientas tu cuerpo,
en otro lugar, en otro tiempo,
entre tanto, de los pañuelos de ellas,
se desgajan semillas.

Jueves de mayo.
Se anuda el jardín
en el vientre de todas.

Se ve la nube, nube de sueños.
Son años y edades de lucha.

elsy maría

martes, noviembre 21, 2006

Espera paranoica

a veces dejo la puerta
de mi habitación abierta
por si acaso
se te ocurre regresar...
- J.Sabina -

Un vaso con agua, tres libros, un encendedor, el tabaco
y unas colillas en el cenicero...."Tengo que poner en
orden mi mesa de noche, será mañana, antes de ir al trabajo".
Miro el despertador mientras una orquesta barroca
me regala una sonrisa de Bach. Apago la luz y me duermo en segundos.
La cafetera tosiendo en el fuego, mi cara en el espejo sufriendo,
manchada con blanca espuma, y dos cortaditas pequeñas:
casi una ofrenda al mundo en gestos, de diaria oración, al día que empieza.
He tenido que buscar mi pijama y la encontré entre la
ropa de ayer y en la de mañana. Mi cama sigue distendida.
La mesa, junto a la cama, igual que anoche... pongo un poemario
de Rimbaud encima de los tres libros que ya se habían
acostado, anteriormente conmigo. Apago la colilla, una
más en el cenicero, un fado portugués me acompaña en
la lectura para descansar de tantas horas pasadas por
tecleados de códigos y esquemas sinópticos frente a la computadora.
Despierto con sed. “!Coño! El vaso ya está vacío" Es una
sed de jacarandas en flor, una sed de contacto de labios
la que me levanta y me guía los pasos hacia la cocina. A
tientas encuentro un vaso y tomar agua. Son las dos
y cuarto: me regreso a la cama, cargando de sonrisas lo
que estaba soñando. Un sabor a brisa entra por la ventana:
la dejé medio abierta, por si te decides regresar...

Firenze, 9 Marzo 2002

viernes, noviembre 17, 2006

Sensaciones de ti

Los árboles de la avenida
como jeroglíficos vegetales
y las aceras siempre húmedas,
los recuerdos persistentes
y siniestros presagios
en busca de un suicidio
sobre los labios de un sueño...
Ya se encienden
las primeras luces
por las calles de la periferia,
donde se extingue
el vuelo del ángel soñador...
Más allá, más allá de la noche,
los árboles como esqueletos,
solemne aparece
la línea de un Eros subterráneo,
tenaz entre los pensamientos,
incorpóreo en el silencio,
y más allá del horizonte se derrite,
recomponiendo colores,
y sensaciones.
Sensaciones de ti.

Firenze, 21 gennaio 2006

Metáfora




Era de noche, cuando una organización de las que
luchan por los derechos humanos, en mi país, me
solicitaron les hiciera un afiche para una campaña a
favor de la paz, eso fue poco mas o menos hace 10
años, cuando todavía la paloma era código para expresar el
deseo de paz, que algunos seres humanos anhelamos. No
me negué. Debo decir que la paloma blanca ha perdido
en mí, el contenido simbólico e importancia que algún
día tuvo. Hoy, asustada por los truenos que anunciaban
un fuerte aguacero, recobró, la paloma, una nueva
valoración, la de la amistad. Diana Furlani, amiga
argentina, encargada de la Pág. www.trovacub.com, me
dio una sorpresa, como un rayo en medio de la tormenta,
realizó una metáfora visual, de mi dibujo, con las
palomas que capturó recientemente ella, en la cámara
fotográfica, desde la ventana de su casa. Me comentó,
que no pudo captar las palomas de frente, puesto que
emprendieron vuelo, como debería hacerlo, la voluntad
de paz, en mi país. Miro las fotos, me sorprende
Dianita por su sensibilidad y su sentido estético.
Gracias, por lo que has hecho, en mi blog y en este
día de tormenta. Viene bien, una lagrima, o dos, en
medio de los recuerdos y el reconocimiento a la
amistad.

jueves, noviembre 16, 2006

Noche



Puedo inventarme reclamos urgentes, puedo hacer un mal cálculo del clima, puedo justificar mi existencia, pero no podría planificar una noche vacía, después de una tormenta.

Resulta que, los duendes, llenan la noche mientras todo está quieto.

Un árbol, una hoja, cae.
Se mueve el viento y se detiene queriendo estar en mis poros para, limpiar la humeda dejada por el olvido. Se resiste...

Los duendes, llenan la noche de sombras, todo se vuelve frío...
aparece el silencio sembrando
semillas de nomeolvides.

Suavemente,  acaricio el silencio,
mientras aparece la risa,
detrás de la tormenta.

elsy maría

Recuerdos lejanos

A caza de estrellas por este desierto donde tu rostro parece ser un espejismo más entre los muchos que solían aparecerme entre los sembradíos...Un centro comercial por unos árboles de albaricoques; una cinta de asfalto negro encima de un antiguo tabernáculo, y un quiosco de periódicos por una viña....Es así que hoy escucho de muertos inocentes en una guerra infinita ahí donde antaño escuchaba el silbar del tren, y apago un cigarrillo sobre aquellos partidos de fútbol que no tenían fin, y me sorprendo vaciando de metáforas aquella luna con que antaño compartía mis noches de duende en flor. Me resisto en aceptar que los inviernos no han pasado en vano, y que no llegaron solamente para repartir canas y nubes de viento, y que mis horarios de trabajo se han ido sobreponiendo a mis horas de lírica soledad, y que mis caídas de hoy ya no son sobre las anémonas de marzo. Si, lo sé, eran otros tiempos cuando podía gritar"!Babbo!" como solución a la calle nevada, a la sed calcinante y a cualquier otro problema. Es que en aquel entonces era más fácil maravillarme que tejer y destejer versos, y era más fácil enamorarse sin esperar nada a cambio. Pero hoy se me complican mucho el perdón y la risa, pero compréndanme: el tiempo me ha enseñado la blasfemia del fuego amigo y la guerra justa; el tiempo me ha torturado la inocencia devolviéndome lamas rojas...el tiempo: maldito tiempo que saco de los bolsillos en puñados de arena...Es que el tiempo nunca me enseñó a medir el tiempo, Oslo sé que me fui alejando de mis años felices, y que sólo unos fragmentos de tiempo quedaron plasmados en mis recuerdos. Recuerdos lejanos ya...

Firenze, 24 luglio 2002

martes, noviembre 14, 2006

Recuerdos de verano de 1973

(Fragmento autobiográfico)

Ya nublaba el crepúsculo los palos de las porterías, y nosotros seguíamos corriendo a caza de un balón y varios sueños más.

Era una embriaguez tan especial la de esas tardes
jugando fútbol en aquella cancha ubicada entre árboles frutales.

Tal vez una luz invisible nos guiaba los pasos, y a un oído llegaba el estridor del tren, resbalando sobre los rieles, y al otro oído sonaba el llamado de mi mamá que la cena ya estaba lista....."!Raffaelloooooo!!!!!"

Tenía por aquel entonces la misma inagotable energía que reconozco hoy en mi hijo, y como todas las cosas acariciadas por las manos suaves del tiempo, eran días de inigualable felicidad.

A veces, eran tardes enteras con mis amigos en bicicleta por las dunas y las sendas de la "Vecchia Fornace"...,pero en verano nos gustaba sobremanera saquear los árboles frutales: ciruelas, higos, melocotones, peras, albaricoques...Ha de haber sido, por ese tiempo, que mi mamá no sabiendo ya que hacer con tanta fruta, se especializó en hacer mermeladas.

Una tarde estaba trepado sobre una mata de higos, saqueándole sus jugosos frutos, cuando pasó por ahí el cura en moto: "Te espero después en la sacristía!" Me gritó. Pero nunca Don Beppe me confesaba en la sacristía: la confesión era un paseo entre trigales y huertas cultivadas con lechuga. Sin esos límites impuestos por la liturgia, charlábamos como buenos amigos, y sólo al final me caía encima la fórmula que como por encanto me limpiaba de de todos mis modestos pecados:"Et ego te absolvo en nomine patri, et fili, et spiritu santu". Este sacramento impartido en medio de la naturaleza le daba como un acento panteísta a mi visión de la vida.

Ya limpio de pecados, estaba más ligero en la noche para ir a jugar con mis amigos, a correr entre los trigales.

No era tan bueno en ese juego de escondernos y hecharnos carreras entre ese mar de espigas doradas, es que me distraía a veces por esa espectacular oda luminosa de luciérnagas que relampagueaba sueños y horizontes lejanos...

Los juegos se hacían todavía más intensos, cuando al llegar septiembre el cielo se oscurecía temprano. Las luciérnagas se iban poco a poco apagando, ya ni una espiga quedaba en los trigales, y sólo los higos esperaban mis incursiones.

Al final de aquel lejano septiembre de 1973 ya iba a ingresar a la secundaria: empezaba otra etapa de mi vida.

Firenze, Luglio 2002

sábado, noviembre 11, 2006

Recuadro



Ese recuadro que ustedes ven
se construyo con silencios,
movimientos sigilosos...y
con profundos pasos.

El silencio se fue acomodando,
se estrecho el recuadro.

Sólo queda una flor,
Que se volviá semilla.

Un instante,
para llenarlo de color

Quedas tú,
para transitar en ti.

La oscuridad,
para abrir los ojos.

El pueblo,
para luchar con el.

El olor a tierra desnuda...
para desearte.

Queda el grito de la aurora azulada,
para morir en ella.

elsy maría

jueves, noviembre 09, 2006

Catedral de Florencia

4 Noviembre 1966, fecha que a lo mejor, para la mayoría de la gente no tiene un sentido trascendental, o a lo mejor, algunos de ustedes ni habrían nacido, sin embargo quienquiera, estuvo en Florencia en aquella fecha, no puede olvidar lo que pasó. Hasta yo, que por aquel entonces no cumplía 4 años, tengo recuerdos: son pocos, como si fuesen imágenes instantáneas, una, tres o cuatro… que se han quedado grabadas en la memoria y que me acompañarán por el resto de mi vida. Y sí, me acuerdo, yo que a lo mejor ni llegaba a medir un metro de alto, les dejo imaginar lo que ha de haber quedado, en la mente de los que, en esos años eran adultos...

El 4 de noviembre de 1966 Florencia, mi ciudad, sufrió la que fue probablemente la peor de las inundaciones en sus dos mil y pico de años de historia. Nos dicen las crónicas, de inundaciones increíblemente violentas, como la del 1559, u otras relativamente ligeras, la del 1844: Sin embargo ambas, tremendas. Han sucedido otras, en un 4 de noviembre: La de 1333 y la de 1966. En la primera, cuentan los cronistas que el río se llevó todos los puentes de la ciudad (eran cuatro), pero la de 1966, parece haya sido todavía peor.

¡Claro!, había estado lloviendo mucho, El Arno (río que atraviesa por completo la ciudad) estaba cargado de aguas violentas, pero también hubo un error humano en manejar una presa, y el flujo hídrico que se libró fue a juntarse con en de las lluvias de aquellos días, los muros de protección no aguantaron tanta fuerza y cedieron...

Fue la catástrofe: una oleada de agua y lodo la que invadió la ciudad, alcanzo hasta los 5 metros y medio de altura. Si leyeron bien: 550 centímetros de agua y fango que entraron por las calles de la ciudad, con una violencia inimaginable, arrastraron todo lo que encontraron. Si alguien busca en Internet, puede ver las fotos que atestiguan lo qué estoy hablando, mejor que cualquier descripción.

Como les decía, yo era muy niño para recordar. Mis recuerdos se quedan en unas pocas e impactantes imágenes: un par de días antes me encontraba con mi abuela (q.e.d.), habíamos ido al cementerio para el día de los muertos a dejarle unas flores a mi abuelo, Raffaello Bocciolini, señor, de regreso, en el autobús observaba la lluvia golpear con mucha fuerza el parabrisas. Con trabajo se veía la calle, luego, esa mañana del 4 de noviembre mi papá me hizo asomar desde la ventana de nuestra vieja casa en Vía Bronzino, el número 131: me levantó para que me pudiera asomar, y con gran asombro vi el río correr por la calle, a una velocidad loca, arrastrando coches, troncos de árboles, muebles..."Babbo, ho paura, fammi rientrare"... Así le dije a mi papá, pidiéndole que me bajara ya

Un par de días después, volví a la ventana, esa vez lo hice yo solito(con el auxilio de una silla), observé que el agua ya había difluido de las calles, No se me olvida ese sentimiento de desolación debido a los muchos escombros que habían quedado, dejando las calles sucias y enlodadas.

Mi papá estaba empujando el coche (un viejo FIAT 500) para que volviera arrancar. Creo que él tuvo que usar toda la fuerza, extraordinaria, que por aquellos días tenía, para que el coche tomara su marcha, todavía tengo las imágenes de cuando regresó a casa, contento, casi gritando a mamá: "Adriana, è ripartita". Aunque con daños, mi papá logró salvar el coche.

Entonces, no podía saber que significaba para mucha gente el haber perdido su casa, su tienda, su negocio, su trabajo, su auto... Los perjuicios sufridos a las propiedades fueron incalculables, y todavía, mucho mas, los daños al patrimonio artístico de mi ciudad, que aún se conserva : El Cristo de Cimabue, obra maestra de la pintura florentina del medioevo había quedado destrozado, las iglesias monumentales, un patrimonio inmenso, orgullo de los florentinos sufrio daños enormes, y no sólo la iglesia de Santa Croce, también, todas las del mismo barrio: San Pròcolo, Sant' Ambrogio, San Remigio, San Giuseppe... y los más de cien mil volúmenes de la Biblioteca Nacional que fueron rescatados desde el lodo.

Si se quiere encontrar algo positivo en ese contexto catastrófico, se puede decir que por esos días, se hicieron a un lado todos los egoísmos: los florentinos se arremangaron bien y se pusieron a trabajar junto con los militares y los voluntarios: se calcula que fueron más de 120 mil las personas que con su esfuerzo, codo a codo, todos, gente de toda Italia, de Alemania, de los Estados Unidos, de Latinoamérica, de Francia... trabajaron junto a los florentinos, para tratar de rescatar lo rescatable, dentro de los pisos enlodados de las iglesias, de las tiendas, de las oficinas, de los museos, de las bibliotecas... y no importaba si eran de izquierda o de derecha, si eran dadores de trabajo u obreros... también las autoridades políticas, tanto centrales, como locales, actuaron con gran rapidez, enviando el dinero necesario. Todos tuvieron una prioridad absoluta: salvar Florencia y brindarle solidaridad a sus habitantes... y hasta la sociedad nacional de ferrocarril, puso sus trenes gratuitamente a disposición de los voluntarios, para que ahí pudieran dormir.

Los viejos cuentan, que una atmósfera parecida se respiró en Italia, en el periodo de la posguerra, cuando el país humillado por haber perdido la guerra, absurda, mas que cualquier otra. Ellos, empezaron a trabajar juntos, para levantarse económicamente...

Todo eso me lleva a unas pequeñas reflexiones:

¿Es necesario que suceda alguna catástrofe para que los hombres descubran ese gran principio humano que es la solidaridad?

Si salvar Florencia fue una prioridad (de la cual como florentino agradezco) no lo es todavía, solucionar los problemas actuales, todavía más urgentes y más globales, como la lucha contra el hambre, el sida, la pobreza, la escasez de agua...?

¿Es posible sentarnos todos a una misma mesa y buscar la manera de solucionar problemáticas como los de Irak, Palestina, Chiapas, Chechenia, etc....?

¿Es necesario estar muy jodidos, para darnos cuentas que no es con los cañonazos que se solucionan los problemas...?

El 4 Noviembre de 2006, la ciudad ya renacida, recibe todavía un número superior a los 6 millones de turistas al años, muchos de ellos no saben que las hermosuras que hoy admiran, se deben al espíritu tenaz de los florentinos, pero también, a esos hombres que desinteresadamente trabajaron entre mil incomodidades, durante esos días dramáticos, esos que luego les decimos con cariñoso eufemismo "Angeli del fango".

Raffaello, florentino, conmovido en el recuerdo…

miércoles, noviembre 08, 2006

Noticiero sobre la gran sinfonía universal del trovador desconocido

Solía contar sus sueños luna-trigal que aparecían en sus despertares en pleno día.

Solía contar todo lo que el vino le sugería en los momentos en que la guitarra le daba la melodía silenciosa de sus días, entre sueños movedizos y arenas ahogadas... Eran melodías silenciosas las que lo acompañaban: a veces un ritmo blues soplado en el saxófono de Gerry Mulligan le daba todas las palabras que necesitaba, a veces en cambio, se dedicaba a cosechar las palabras que había sembrado en los surcos del viento... y sin embargo, el resultado seguía siendo el mismo: se le formaban en
relieve las imágenes, a veces en palabras, a veces en melodías... más a menudo en palabras con música, que luego se atrevió a llamar canciones.

A menudo le llegaba la melodía que encajaba perfectamente con un puñado de versos que se le había brotado unas mañanas antes, desde su taza de café: pero ya eran para él los años en que su vista empezaba a abandonarlo, y para él era más fácil en esos
momentos tener al alcance una pluma o una guitarra que no sus anteojos... Anotaba así palabras sueltas y notas musicales en un pentagrama que luego podía olvidar en cualquier lado, sin que pudiera volver a leer lo que había escrito... Y fueron así
multiplicándose odas y estrofas, canciones y sinfonías, brisas y atardeceres , casi siempre esparcidos en apuntes fragmentados como un rompecabezas, donde siempre faltaba alguna pieza.

Los ángeles trovadores no quisieron recogerlo antes de que su labor pudiera darse por terminada, y fue así que pudo completar su "Gran Sinfonía Universal". Sí, llegó a completar una auténtica sinfonía, con violines y contrabajos, no le faltaba ni el viento ni el llanto, y también llevaban pan y rimas ...

Claro que no fue fácil encontrar todas las piezas: su vocación anarquista dificultó mucho la tarea, a quienes quisieron investigar sobre su obra. Se encontraron apuntes en sus libros como en las botellas abandonadas, en las olas del océano, otros apuntes los hallaron años después, en los cajones de su escritorio y en los de su mesa de noche... alguien revindicó, autógrafos, unos poemas, que el trovador les había enviado personalmente, sea por fax que por palomas
viajeras. Sus nietos subastaron unos pentagramas llenos de notas no siempre fáciles de identificar: dicen que tunía una pésima caligrafía.

Es que no tenia publicado nada, y los críticos fueron a buscar en los viejos baúles y en los infinitos archivos de Google, y hasta se contataron a unos arqueólogos para que fueran a buscar rastros de su "Gran Sinfonía Universal" en las ráfagas del viento que anuncia los huracanes caribeños, pero siempre faltaba alguna pieza..Solía ser una persona sumamente desordenada, pero hay que comprenderlo: no es fácil ser trovador de eólicas visiones, cuando se trabaja de cajero en cualquier banco, en una cualquier metrópolis del mundo occidental....

La reconstrucción de su Gran Sinfonía Universal se dio por terminada un día cuando se encontró el siguiente fragmento, en el bolsillo interior de una chaqueta de pana que le había pertenecido:

"...ya dejaré de buscarle
el final a lo infinito
la última nota
al cantar de las corrucas,
y las palabras al viento...
Es tan corta la vida
en esta tierra,
y más corto aún
el pensamiento conciente en esta vida
...que apenas puedo alcanzar
a afinar las cuerdas de una cascada
dentro de una gran sinfonía universal
donde no soy sino un granito de arena,
donde no soy sino el sueño parpadeado
de un violín que apenas nos introduce
a la melodía...
Dejaré de buscar entonces..."

Era un fragmento por supuesto, uno de los muchos fragmentos sin fecha que tenía desparramados por el mundo, muchos lo consideran su testamento, pero él espera que tarde o temprano salga a la luz algún fragmento más, para que los críticos vuelvan a
confundirse, para que su obra, su "Gran Sinfonía Universal" se pierda, se pudra en la tierra y vuelva a engendrar nuevas canciones, en las generaciones que vendrán...

Escribir sobre la arena

Escribir en la arena un segmento más de inconciente memoria, escribir en la arena justo a la hora en que más fuerte ladran los perros, ávidos ya de comerse el néctar panteísta del crepúsculo dormido.

Un largo collar de arena donde escribir donde escribir una oda al vacío, una sinfonía de lo que no fue, a lo que el azar se tragó anticipando presagios selectos.
Escribir en la arena, seguro, pero... ¿Cómo escribir si las olas, si las palmeras, si el cielo...si todo converge con geométrica precisión hacia el ojo del torbellino donde se agitan los años despreocupados?

En la arena también mis castillos volvían se a levantar después de cada marea. Ya se encargó el tiempo de enseñarme el difícil arte de distinguir las palomas del sueño y los años mozos que tarde o temprano regresan.

El tiempo se hizo cargo de llenar con palabras mis jeroglíficos inconcientes, y las imágenes llegaron puntuales con sus veleros de cien naufragios cada vez que suspiraba un ángel en armonía con la creación...

Y ahora que ya es noche me quedo escandallando el éter: dicen que suele ser ésta la hora para atrapar sueños, años perdidos, odas y castillos de arena derrumbados, pero no sé si tendré ganas de distinguir cual es cual.

Raffaello, 7 Novembre 2004